Turismo : Afganistán : vuelos, hoteles, restaurantes, gastronomica

+
» Hispavista Turismo > Países del mundo > Afganistán

Suscríbete gratis al boletín de HispaVista viajes

Busca en Páginas amarillas
Guía de actividades
Actividad:

Empresa

Provincia

Código postal

Localidad

Países del mundo

Afganistán

Afganistán

Afganistán es una república de Asia Central, situada en la meseta del Irán, entre Pakistán al sur, y Turkmenistán, Uzbekistán y Tadjikistán, al norte.

Buscar más sobre Afganistán

Nombre oficial

Afganistán (provisional)

Idiomas

Persa (dari)y Pashto

Capital

Kabul

Moneda

1 afganí (AFA) que equivale a 100 puls

Extensión

652.225 kilómetros cuadrados

Electricidad

220 voltios

Población

21.138.000 habitantes

Uso horario

GMT + 4,5


Datos generales

Climatología

Las condiciones climáticas muestran grandes variaciones diarias y estacionales debido a la elevada altitud media de su territorio. Durante el día, las temperaturas pueden oscilar de 0º a 38º, o llegar al extremo de los 49º en los valles del norte durante el verano. A mitad de invierno descienden hasta los -9,5º a una altitud de 2.000 metros en el Hindú Kush.
En Kabul, ubicada a 1.795 metros sobre el nivel del mar, los inviernos son fríos y los veranos agradables. Jalalabad, a 585 metros sobre el nivel del mar, tiene un clima subtropical, mientras que en Kandahar es templado.
Afganistán es un país relativamente seco. La precipitación anual media es escasa y se produce entre octubre y abril. Las tormentas de arena son frecuentes en los desiertos y en las llanuras áridas.

Geografía

Afganistán es un país predominantemente montañoso, ya que tres cuartas partes de su territorio son montañas. Las principales tierras bajas son una serie de valles fluviales en el norte y varias regiones desérticas al sur y suroeste. El principal sistema montañoso del país es el Hindú Kush, con altitudes que alcanzan los 7.620 metros. Los pasos naturales que atraviesan las montañas en varios puntos hacen posible el tránsito dentro del territorio y la comunicación con los países vecinos. Los principales ríos son el Amu Daria, el Kabul, el Helmand y el Hari. Todos ellos, excepto el Kabul, desembocan en lagos o pantanos.

Sociedad

El pashtun y el persa (dari) son las lenguas oficiales. Aunque el pashtun tiene una extensa literatura, el persa se usa en el ámbito cultural y de negocios y en los documentos oficiales. De los muchos dialectos hablados, el uzbeko turco, el turcomano y el kirguís son mayoritarios en las regiones fronterizas.
En Afganistán se pueden distinguir dos sistemas educativos diferentes. Uno de carácter religioso que tiene a los mulás como figuras centrales, en tanto que son los que se encargan de enseñar los preceptos del Corán, así como la lectura, la escritura y el cálculo matemático. El otro sistema promovía la enseñanza elemental gratuita y obligatoria. A finales de 2001 un 80 por ciento de las escuelas habían sido destruidas.
Las condiciones de salud continúan siendo precarias. La esperanza media de vida en 2003 era de 47,7 años para los hombres y de 46,2 años para las mujeres.
Afganistán es una sociedad islámica tradicional y a menudo conservadora, pero el ciudadano no deja de ser muy hospitalario. Así, se debe tratar de no ofender las costumbres locales y recordar que se debe ofrecer el alimento y comer con la mano derecha, pues el uso de la mano izquierda es considerado como sucio por la tradición islámica. Ofrecer y tomar té con el visitante es una muestra de hospitalidad. Es preferible usar una vestimenta modesta que cubra los brazos y piernas. El saludo se realiza llevándose la mano al pecho y pronunciando el tradicional 'Salaam Alaikum', y se responde con el mismo gesto, acompañado del 'Wa-alaikum-salaam'.
En cuanto a las mujeres turistas es recomendable vestir discretamente con ropas holgadas que oculten la forma del cuerpo. También es recomendable llevar siempre un pañuelo. Si la mujer va acompañada de un hombre muy probablemente el interlocutor masculino le dirija la palabra a éste refiriéndose a la señora, que deberá utilizar a su acompañante como interlocutor. Sin embargo, es poco recomendable que hable un hombre extranjero con una mujer afgana. No es común que se estrechen las manos como saludo entre mujeres y hombres. No obstante, recientemente el trato a la mujer se ha flexibilizado, incorporándola en actividades como acudir a las escuelas, trabajar en los medios de comunicación y ocupar cargos en empleos sin ser mal vistas.

Religión

Más del 99 por ciento de los habitantes de Afganistán son musulmanes, principalmente suníes. El resto son básicamente hazaras chiíes. Las comunidades minoritarias están compuestas por judíos, hindúes y parsis y se encuentran concentradas sobre todo en las ciudades. Mazar-i-Sharif es el principal centro de peregrinación del país.
Una figura importante en la vida religiosa de Afganistán es el mulah (mulá), líder espiritual y profesor. Según la tradición, es siempre un hombre el que debe ser capaz de recitar el Corán de memoria, aunque no entienda las palabras o su significado. Entre sus funciones está la de dirigir el sermón de los viernes y las oraciones en bodas y funerales. Además enseña la doctrina islámica a los niños y a los adultos. También, basado en los principios del Corán, se le asignan labores de arbitraje. El mulá media en muchas de las disputas locales y aconseja y resuelve los problemas y conflictos de sus fieles.

Economía

A mediados de la década de 1990, tras diez años de ocupación soviética y de la posterior guerra civil, la economía afgana estaba ya muy deteriorada. Aún no existen datos fiables tras la guerra de 2001.
Se estima que la agricultura es la fuente principal de ingresos de las familias afganas. Elpaís produce, por lo general, la mayor parte de los alimentos para satisfacer las necesidades básicas de la población. Los cultivos principales son trigo, maíz, arroz, cebada, hortalizas, varios tipos de frutas y nueces. Existen algunos pocos cultivos industriales de semillas de ricino, rubia,asafétida, tabaco, algodón y remolacha.
Por lo que se refiere a la ganadería, la cría de ganado ovino origina grandes cantidades de carne, grasas y lana para el consumo interior. También se exportan la lana y la pieles. Además, existe un número importante de camellos, caballos, burros, vacas, cabras y aves de corral.
Desde tiempos remotos, los yacimientos de oro, plata, cobre, berilio y lapislázuli han sido explotados en pequeñas cantidades en las áreas montañosas. Otros recursos, como mineral de hierro, sulfuro, cromo, cinc y uranio, están todavía sin explotar. También se extraían carbón y gas, aunque estas explotaciones se encuentran prácticamente paralizadas.
Como en los demás aspectos de la economía afgana, la guerra civil supuso un freno muy importante para la expansión industrial. Las fabricas establecidas con anterioridad se dedicaban al procesamiento de lana, plantas textiles, de calzado, de cemento, de procesado de frutas, una planta de briquetes de carbón y varias desmotadoras de algodón. En su mayoría, estas industrias producían en exclusiva para la exportación. La principal industria doméstica era el tejido de alfombras.

Capital

La capital del estado es Kabul y está situada en el este del país, a orillas del río del mismo nombre. Desde allí se dominan las rutas vitales a través de los pasos de montaña. Se encuentra aproximadamente a 1.800 metros de altitud y es el principal centro económico y cultural de Afganistán. Su calle más colorida es la Jodi Maiwand, en la que se encuentra el bazar principal. El zoológico de Kabul, el Museo Nacional, los jardines de Babor o el palacio Darulaman son algunos de los lugares a visitar. También destacan los edificios donde funcionan las oficinas de las autoridades. Una recomendación, no deje de observar a su alrededor, pues seguro que descubrirá en la arquitectura de la ciudad los rasgos de su evolución durante las distintas épocas.

Gobierno

En la actualidad, concretamente en marzo de 2005, el Consejo de Seguridad votó unánimemente extender un año el mandato de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), al considerar urgente afrontar los desafíos que supone la preparación y celebración de las elecciones nacionales programadas para el 18 de septiembre.
Años antes, un consejo de estado islámico transitorio preparó el camino para la formación de un nuevo sistema político para este país. Este gobierno de transición surgió de los esfuerzos de la Organización de las Naciones Unidas por crearun gobierno de carácter multiétnico y auspició la celebración en Alemania de la denominada Conferencia Interafgana de Bonn, a la que asistieron delegados de las distintas corrientes étnicas, religiosas y políticas del país, con excepción de los talibanes. Allí se acordó, el 5 de diciembrede 2001, la formación de un gobierno interino que en los siguientes seis meses afrontaría la difícil transición hacia la estabilidad política. Dicho gabinete, presidido por Hamid Karzai, tomó posesión el 22 de diciembre de ese mismo año. En junio de 2002, la Gran Asamblea eligió a Karzai jefe del Estado para los siguientes dos años, un período de tiempo en el que su ejecutivo debería preparar al país para la celebración de elecciones libres y democráticas.
Así, se aprobó la Constitución de Afganistán.
El país está dividido tradicionalmente en 32 provincias: Badajshán, Badgis, Baglan, Balj,Bamiyán, Farah, Faryab, Gazni, Gor, Gosyán, Helmand, Herat, Kabul, Kandahar, Kapisa, Khost, Konar, Kunduz, Lagmán, Logar, Nangahar, Nimrod, Nurestán, Orusgán, Paktia, Paktika, Parvan, Samangan, Sar-e Pol, Tahar, Wardak, Zabul.

Historia

El actual territorio que conocemos como Afganistán, la zona montañosa de Hindú Kush, era conocido por los griegos como el Cáucaso, y para los persas llevaba el nombre de Paropamisos. Escasamente poblado hasta la revolución agrícola, Afganistán ha sido un territorio de paso para los frecuentesdesplazamientos de pueblos que convirtieron Khyber en la puerta de entrada para el norte de la India.
Incorporado en el siglo VI a. de C. al Imperio Persa de Ciro el Grande, pasó, tres siglos más tarde, a formar parte del mundo helénico, momento en el que Alejandro de Macedonia fundó Alejandrópolis, la actual Kandahar. Así, tras el armisticio entre los griegos y los indios, se convirtió en provincia del imperio maurya, que unificó todo el norte de la India.
Entre los siglos I y III d. de C., los territorios fueron invadidos por un pueblo de origen escita que creó el estado de Kusana. Este estado se convirtió en el intermediario comercial entre Roma, India y China, abriéndose de este modo la llamada "ruta de la seda" por donde además, el budismo se introdujo en China. En el año 240, el reino de Kusana fue incorporado al nuevo imperio persa sasánida. Así, a comienzos del siglo VIII fue conquistado por el califa Walid, quien incorporó al islam las tierras que llegaban hasta el Indo.

Hacia el siglo XIII fue invadido por los mongoles. Afganistán fue parte del imperio dirigido por Gengis Kan desde Karakorum. En 1360, tras la fragmentación sufrida debido a las guerras dinásticas, cayó en poder de Timur Lenk (Tamerlán), cuyos descendientes lo gobernaron hasta el principio del siglo XVI.
Después de la formación del tercer imperio persa chiíta, en 1502, y del imperio del Gran Mogol en la India hacia 1526, la región pasó a ser escenario de constantesluchas. Los mongoles dominaban Kabul, los persas de la dinastía sasánida controlaban la región sur, y los descendientes uzbekos de Tamerlán dominaban el noroeste.
En 1747 se produjo la unificación del país. Una asamblea de jefes locales eligió sha a Ahmad Durrani, hasta entonces jefe militar al servicio de los soberanos persas. Se consolidaron así las fronteras por medios militares.
Para los rusos, llegados a la región a principios del siglo XVIII, el objetivo era alcanzar el Golfo Pérsico o el Mar Arábigo para tener una salida a los mares cálidos y controlar la retaguardia desu principal enemigo asiático, el Imperio Otomano.
Por otra parte, los ingleses, que se instalaron en la India un siglo después, trataban de dominar los accesos al valle del Indo. Su intención era eliminar la libertad de movimientos de los pueblos nómadas, que desestabilizaban su incipiente dominio, y controlar las montañas que servían de refugio a los rebeldes antibritánicos de la India.
Los actuales Afganistán, Irán y Pakistán eran las llaves geográficas para estos objetivos, y Afganistán un paso que permitiría alcanzarlos. Para ello, los rusos usaron una combinación de diplomacia y soborno y los ingleses optaron por enfrentarse en las conocidas como guerras anglo-afganas, que se sucedieron, la primera entre 1839 y 1842, y la segunda entre 1878 y 1880.
Con todo esto, el resultado fue un Afganistán despojado de los territorios situados al sur del Khyber y que pasóa ser gobernado por un emir impuesto por los ingleses. Años después, Afganistán recibió de éstos la estrecha franja que prolonga su territorio hasta la frontera con China. Con esto se evitó que los dominios rusos e ingleses tuviesen una frontera común.

Afganistán sólo consiguió liberarse del dominio inglés en 1919, tras una tercera guerra anglo-afgana, que esta vez duró cuatro meses. El líder de la independencia fue Amanulla Kan, nieto del emir impuesto por los británicos. Fue derrocado en 1929 por el clan de los Mohammedzai, que coronaron sha a Mohamed Nadir. La Constitución de 1931 reconoció el poder de los jefes locales y creó un sistema que no fue impugnado hasta 1953. Bajo su mandato se nacionalizaron los servicios, se construyeron sistemas de riego, caminos, escuelas y presas hidroeléctricas con ayuda financiera de los Estados Unidos. También se abolió la obligatoriedad del uso del velo (chador) para las mujeres, se reorganizaron las fuerzas armadas con ayuda soviética y se mantuvo neutral en la Guerra Fría. La estructura de la propiedad agraria no se modificó y Nadir fue obligado a dimitir en 1963.
Durante el período siguiente, con predominio de las fuerzas tradicionalistas, fue fundado en la clandestinidad el Partido Democrático del Pueblo Afgano (PDPA), que en 1965 organizó las primeras manifestaciones antimonárquicas. En 1973 derrocaron al rey Zahir Sha y llevaron a Mohamed Daúd a la presidencia. Se proclamó así la república.En abril de 1977, tras la conmoción causada por el asesinato del líder del PDPA, los militares organizados por el Parcham depusieron a Daúd y lo sustituyeron por Nur Mohamed Taraki, que a su vez fue depuesto por Hafizulla Amin, hasta entonces primer ministro. Amin introdujo cambios como la eliminación de la dote, la alfabetización sobre valores seculares y la reforma agraria, lo que conmovió la estructura de poder de los señores feudales y los dirigentes religiosos.
En febrero de 1979 el embajador norteamericano en Kabul fue secuestrado y asesinado. Estados Unidos interrumpió susprogramas de ayuda económica y aumentó su hostilidad hacia un gobierno al que calificó de pro soviético. Amin sobrevivió a varios complots, pero terminó siendo asesinado y sustituido por Babrak Karmal. Karmal fue instalado en el poder por las tropas soviéticas que entraron al país por razones estratégicas en diciembre de 1979, y cuya presencia legitimaría Karmal invocando un tratado de amistad y colaboración entre ambos estados.
La intervención soviética sirvió de pretexto para un recrudecimiento de la segunda guerra fría y motivó también la solidaridad entre musulmanes fundamentalistas, que viajaron a tierras afganas para combatir a quienes ellos consideraron Satanás, en expediciones de voluntarios financiadas por Arabia Saudí. El campesinado afgano que apoyaba a los mujaidines o guerrilleros islámicos emigró a las ciudades, así como a Pakistán o Irán.
BabrakKarmal solicitó ser relevado de su cargo en el partido por razones de salud y fue sustituido por el secretario general del PDPA, Mohammed Najibulla. Así, con el cambio de dirección, en enero de 1987 se anunciaba un cese del fuego unilateral. La medida estuvo acompañada de garantías para los líderes opositores que quisieran negociar con el gobierno, amnistía a los insurrectos prisioneros y la promesa de una pronta retirada de las tropas soviéticas. Todo ello con la intención de poner fin a la guerra civil.
Tres mil combatientes de Jamiat-i-Islami anunciaron su incorporación a la leyde amnistía, pero en una emboscada mataron a altos jefes militares de Kabul. Se cambió el nombre PDPA por el de Partido Watan o Partido de la Patria.
En septiembre de 1991, Estados Unidos y la Unión Soviética retiraron su envío de armas al gobierno y a la guerrilla afgana. Sin embargo, el enfrentamiento quedó abierto entre Arabia Saudí e Irán, que financiaban a grupos de mujaidines afganos. El régimen de Kabul, una vez desaparecida la URSS, se quedó sin apoyo externo.
El presidente Najibulla fue sustituido a mediados de abril de 1992. Las autoridades anunciaron su disposición anegociar con los grupos rebeldes propiciando conversaciones con el comandante Ahmed Sha Massud, del Jamiat-i-Islami. Se trató de un hecho que generó protestas de los grupos mujaidines de mayoría pashtun del sur y el este del país. Desde Pakistán, Gulbudin Hekhmatyar, jefe del grupo fundamentalista Hezb-i-Islami, amenazó con iniciar el bombardeo de la capital si el gobierno no renunciaba. En los días siguientes, fuerzas de Massud y de Hekhmatyar entraron en combate dentro de la misma Kabul.
Un gobierno interino, bajo el liderazgo de Sibgatulla Mojadidi, asumiría el poder a finales deabril. La alianza de grupos musulmanes moderados, encabezada por Ahmed Sha Massud, ganó el control de la capital, expulsando a los fundamentalistas islámicos. Pakistán, Irán, Turquía y Rusia fueron los primeros países en reconocer al nuevo gobierno afgano.
El 6 de mayo de 1992, el Consejo Interino disolvió formalmente al Partido Watan que había gobernado el país desde 1978. Se notaba la intención del Gobierno de introducir en el país la ley islámica. En este sentido, se prohibió la venta de alcohol y se intentó imponer una nueva reglamentación que obligara a las mujeres a cubrirse la cabeza y a usar las ropas tradicionales del islamismo.
Finalmente, en mayo, la mayoría de los grupos rebeldes afganos, el Hezb-i-Islami y el Jamiat-i-Islami anunciaron un acuerdo de pacificación. El punto principal de convergencia fue la celebración de elecciones en el plazo de un añoy la salida de Kabul de las milicias de Ahmed Sha Massud y las uzbekas de Abdul Rashid Dostam.
El 31 de mayo se rompía la tregua entre las dos principales facciones guerrilleras. La capital afgana se había convertido otra vez en campo de batalla entre las tropas de Hezb-i-Islami y Jamiat-i-Islami. El 28 de junio Mojadidi dejó la presidencia en favor del líder de Jamiat-i-Islami, Buranuddin Rabbani, que declaró: "Tenemos sólo una condición en nuestro programa, la unidad. No daremos un solo paso sin consenso".
Hekhmatyar continuó la lucha contra Kabul, exigiendo la retirada de Massudy de las milicias de Abdel Rashid Dostam. Éste había sido miembro del gobierno comunista, del cual defeccionó para unirse a las guerrillas musulmanas que tomaron el poder.
En marzo de 1993, dirigentes de ocho facciones rivales anunciaron la firma de un acuerdo de paz en Islamabad, Pakistán. En el acuerdo, Nawaz Sharif-Rabbani y Hekhmatyar resolvieron compartir el poder por un lapso de 18 meses, hasta la celebración de elecciones. Sin embargo, los enfrentamientos continuaron.
En 1995, el surgimiento del grupo armado Talibán (estudiantes en árabe), en el sur del país, modificó el curso de la guerra. Estos guerrilleros, formados en Pakistán, tenían por objetivo crear un gobierno islámico unido en Afganistán, contaban con el apoyo de amplios sectores de la sociedad pashtun y con ayuda exterior. Esto les permitió conquistar Kandahar y algunas provincias vecinas.
En 1996, unos 8.000 guerrilleros talibán empezaron a bombardear el centro de Kabul desde los suburbios. En septiembre la capital cayó en manos de la oposición, al tiempo que el gobierno se dirigía al norte del país.
Durante los primeros meses de 1997 la situación permaneció estancada. Dostam intentó abandonar su alianza con el desplazado presidente Burhanuddin Rabbani y asociarse a las milicias de los talibán. Pero los avances realizados por las fuerzas de Kabul fueron rápidamente revertidos. Ahmed Sha Masud, ex jefe militar de Rabbani, se convirtió en el eje de la nueva alianza anti talibán.
Éstos procedieron a establecer, allí donde se extendieron, su visión restrictiva del islam: radical separación de sexos en público, prohibición a las mujeres de ocupar un puesto de trabajo, persecución de actividades consideradas impías, como las salas de juego o el consumo de bebidas, y modificación de la legislación penal para aplicar leyes más severas, entre otras.
En 1998, a la catástrofe humanitaria ocasionada por la guerra, se añadió la de los terremotos que sacudieron el norte del país. En agosto se produjo un ataque aéreo estadounidense contra instalaciones afganas como respuesta a los atentados producidos a comienzos de ese mes contra las embajadas norteamericanas de Nairobi, en Kenia, y Dar-es-Salaam, en Tanzania. Los atentados se atribuyeron al millonario saudí Osama Bin Laden, fundador y líder de la red terrorista Al-Qaeda, que se refugiaba en Afganistán.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas anunció en noviembre de 1999 la imposición de sanciones contra el régimen talibán, a raíz de que rechazara entregar a Bin Laden para su procesamiento judicial. La resolución acarreaba la congelación de los bienes de los talibán en el extranjero y la prohibición de los vuelos internacionales de sus compañías aéreas.
El aislamiento talibán se agravó después de los atentados terroristas sufridos por Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y el Pentágono. Una coalición internacional contra el terrorismo, encabezada por los Estados Unidos, dispuso una ofensiva militar cuyo primer objetivo era la entrega de Bin Laden por parte de Afganistán, a quien se acusaba de ser el responsable de los atentados. Mientras, la oposición interna se organizaba en el exilio.
Dada la resistencia talibán a entregar a Bin Laden, fuerzas estadounidenses y británicas iniciaron el 7 de octubre de 2001 el bombardeo de objetivos estratégicos afganos. Por tierra, la Alianza del Norte, respaldada por la coalición internacional, ocupó de forma sucesiva las principales ciudades del país, dominando las dos terceras partes del territorio de Afganistán. Así, los talibán conservaron tan sólo el control de algunas provincias del sur y centraron todos sus esfuerzos en resistir desde su principal baluarte, Kandahar. Esta ciudad se rindió, pero como el mulá Mohammed Omar y Bin Laden permanecían en paradero desconocido, las operaciones bélicas prosiguieron en la región de Tora Bora. La resistencia de este territorio concluyó el 16 de diciembre de 2001, pero el mulá Omar y Bin Laden continuaron desaparecidos.
En el plano diplomático, en noviembre de 2001 comenzó en Alemania la llamada Conferencia Interafgana, a la que asistieron delegados de las principales fuerzas políticas de Afganistán, a excepción de los talibán. La reunión, auspiciada por la ONU, pretendía establecer un marco político que garantizara el subsiguiente proceso de pacificación y democratización del país. De ella emanó un gobierno provisional, presidido por el pashtún Hamid Karzai, que ejercería el poder ejecutivo durante seis meses. Quedaba previsto que, trascurrido este periodo, se convocaría la Gran Asamblea, tradicional institución afgana que reúne a los distintos jefes tribales para designar un nuevo gobierno. Asimismo, se acordó el despliegue de una fuerza internacional de paz, vinculada a la ONU y dirigida por el Reino Unido, que en agosto de 2003, quedó bajo el mando de la OTAN.
En junio de 2002 se reunió la Gran Asamblea. Karzai fue elegido para desempeñar la Presidencia del país hasta la celebración de elecciones, aunque la inestabilidad continuó y se produjeron algunos atentados en contra de autoridades y lugares importantes.
Durante la denominada II Conferencia de Bonn, desarrollada en diciembre de 2002, Karzai declaró su intención de formar un ejército nacional y procurar el desarme de los señores de la guerra regionales. En diciembre de 2003, tras largas conversaciones, se aprobó la nueva Constitución de Afganistán. En marzo de 2005 el Consejo de Seguridad votó unánimemente por extender durante un año el mandato de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), al considerar urgente el afrontar los desafíos que supone la preparación y celebración de las elecciones nacionales programadas para el 18 de septiembre.
En constante conflicto tras la guerra, una de las últimas noticias sobre el país es que la UNAMA suspendió temporalmente las tareas de desactivación y retirada de minas en el sur, después de que una bomba apostada en el camino matara a dos trabajadores humanitarios locales e hiriera a cinco más. Además, tres paquistaníes armados con ametralladoras y lanzagranadas fueron detenidos en Afganistán a principios de junio de 2005, acusados de planear un atentado para asesinar al embajador estadounidense, Zalmai Khalilzad.

Arte

Debido a su convulsa historia, plagada de enfrentamientos, el material conservado en las bibliotecas de la ciudad de Kabul se dispersó. El Museo Nacional de Kabul era el más destacado por su colección de objetos budistas antiguos. Sin embargo, algunas de sus piezas más valiosas fueron llevadas ala URSS durante la ocupación soviética. En 1993, el museo fue bombardeado y saqueado. Esta situación hizo del comercio de antigüedades afganas un negocio lucrativo, sobre todo en la década de los 90. Además, muchos de los objetos que todavía se conservaban en los museos afganos fueron destruidos durante el régimen talibán.
También se podían encontrar ruinas, construcciones arquitectónicas y otras piezas artísticas de gran valor, que igualmente fueron destruidas. Un ejemplo, que presenció consternado todo el mundo en 2001, fue la voladura por parte de militantes talibán de lasdos gigantescas estatuas de Buda excavadas en roca en el acantilado de Bamiyan, con una antigüedad de 1.500 años.
A pesar de la oposición, la tradición de la narración oral continúa viva en Afganistán. Esta antigua práctica es muy apreciada en la sociedad y sirve como medio de transmisión de valores y creencias, a la vez que como forma de entretenimiento. También se pueden admirar verdaderas piezas artísticas en objetos de uso cotidiano o en las actividades tradicionales. La joyería de oro y plata, alfombras de estilo persa y diversos productos de piel se hacen de forma artesanal.
La música se conserva en cantos, baladas y bailes populares tradicionales. El 'attan' es el baile tradicional más característico, y se realiza en un gran círculo con los danzantes dando palmas y moviendo ágilmente sus pies al compás de la música.

Otros viajes a países del mundo

Singapur

Singapur

Singapur esconde un paraíso multicultural que hunde sus raíces en diferentes civilizaciones. A todo ello se une el encanto de su capital, con rascacielos que parecen trasladarnos...

Irán

Irán

Lo más impactante de este país es la belleza arquitectónica del antiguo Imperio Persa, que ha dejado uno de los más bellos legados históricos del mundo. Lugares míticos como Susa...

Finlandia

Finlandia

Finlandia se sitúa al Norte de Europa. Es el país europeo con mayor número de lagos y ofrece amplias posibilidades a los turistas. Hay zonas en las que es típico darse un baño de...

El tiempo

El tiempo

Información del tiempo, pronostico, temperatura... de ciudades españolas y extranjeras.

Callejero

Callejero

Los mapas del Callejero HispaVista son la mejor solución para hallar todas las calles, polígonos, hostales, etc.

Busca fácilmente y con rapidez en el mapa de todas las provincias y ciudades de España. Puedes buscar en un mapa de provincia, un mapa de localidad, etc. Este callejero te permite, por ejemplo, encontrar hostales en Madrid o una calle determinada mediante un mapa completo de cada población.

Consulta también Páginas Amarillas para ayudarte en tus búsquedas.

Política de cookies |